< volver

Usa las bebidas deportivas con sentido

Por Laura Pire, 28 de diciembre de 2012

Las condiciones ideales para hacer deporte son: una temperatura alrededor de 17-20 grados centígrados y una humedad ambiental por debajo del 60 por ciento. Cuando el ejercicio se hace en circunstancias de calor y humedad muy incómodas, el organismo se ve forzado a transpirar gran cantidad de sudor con la misión de equilibrar el calor corporal y bajar la temperatura interna. Todo esto ocurre con la intención de que el cuerpo pueda seguir realizando el esfuerzo físico con la misma eficiencia. En la composición del sudor hay agua y sales minerales disueltas (sodio, potasio, cloro, magnesio y cinc).

Para qué sirven las bebidas deportivas

Sirven para compensar la pérdida de agua y electrolitos durante la transpiración, momentos en los que la alimentación y el agua no van a poder ayudar al organismo a alcanzar el mismo nivel de minerales e hidratación que tenía antes de hacer el ejercicio.

Cual es su composición

Las bebidas deportivas están compuestas por agua, hidratos de carbono simples (glucosa o fructosa), hidratos de carbono complejos (polímeros de glucosa o maltodextrinas) y electrolitos (sodio, potasio, cloro, fósforo, magnesio y calcio). Algunas marcas incluyen vitaminas y aditivos como colorantes y aromatizantes para darles ese toque tan marciano. ¡Que te estás bebiendo un líquido azul! Si hace 15 años nos dicen que habría un lineal del supermercado lleno de estos líquidos no nos lo creemos…

También se añaden edulcorantes para endulzar el preparado y esto da algunos problemas de aumento de sed en muchas personas.

Tipos de bebidas deportivas

La diferencia entre unas bebidas y otras está relacionada con el grado de concentración de sus componentes. Esta es la razón por la que se utiliza la terminación –tónica en su nombre.

  • Las bebidas hipotónicas

La concentración de sustancias en las bebidas hipotónicas es menor que la que tenemos en nuestro líquidos corporales. El agua es el mejor ejemplo. En general, tras ejercicios moderados que duren menos de una hora, no es necesario un aporte extra de electrolitos. Es suficiente beber agua antes, durante y después del ejercicio para conseguir una correcta hidratación. El agua, combinada con una dieta bien planificada, ya proporciona al organismo la hidratación suficiente y los niveles necesarios de electrolitos.

  • Las bebidas isotónicas

Tienen la misma concentración que el plasma humano y por eso son un vehículo estupendo para pasar nutrientes a través de las células. Esta es la razón por la que se utiliza esta fórmula para reponer el líquido en diarreas y deshidrataciones. Los preparados comerciales aportan bicarbonato, sales, azúcares y agua. Ayudan a retrasar la fatiga, evitan calambres y rehidratan con rapidez. Son útiles en ejercicios que duren más de una hora con pérdida de abundante agua por el sudor.

  • Las bebidas hipertónicas

Son las que tienen una concentración de elementos nutritivos y minerales, superior a la que posee nuestro organismo en el plasma de forma natural.

Este tipo de bebidas son interesantes en condiciones de temperatura confortable, un ejercicio continuado en el tiempo y con necesidad de energía rápida. Las bebidas hipertónicas son lo más parecido a dar de comer en forma de líquido. Si se toman al hacer un ejercicio en el que se sude mucho o durante el que haga demasiado calor, pueden dar problemas gastrointestinales y producir como resultado la temida “pájara”.

Cuando estos productos se diseñan para deportistas es que son estos quienes deben o pueden usarlos para compensar su esfuerzo con elementos de rápida absorción. El pueblo llano a nivel deportivo, los que hacemos una caminata muy de vez en cuando o sudamos más “desaparcando” el coche que yendo de excursión, debemos leer muy bien estos detalles.

Como veis, todas estas bebidas a la vista parecen iguales pero son muy distintas. Son útiles en casos muy concretos y por eso, os animo a que las utilicéis solo cuando sean estrictamente necesarias, nunca como refresco. Ya sé que están muy ricas y que entran solas, pero me canso de ver personas con hipertensión o retención de líquidos hidratándose con bebidas que no necesitan y saturando el sistema.

La publicidad anuncia una cosa y su utilidad real es otra. Si estamos bien informados, compraremos mejor y seremos más conscientes de a quién van dirigidas y cuándo hay que tomarlas.

Nos queda un capítulo interesante, pero será para otra ocasión. Las bebidas energéticas, que parecen “drogaína” en lata y que tanto preocupa a las madres. Bebidas que se utilizan tanto para salir por la noche a lo loco, como para estudiar a lo loco o hacer el tonto. Hablaremos de ello.

Comentarios (1)

 

Por Vida Completa, 30 de diciembre de 2012

Muy bueno el Blog, me encanta!Seguid así. Pasaros por el mio,que estoy empezando a ver que os parece. Un abrazo de Luz! http://completavida.blogspot.com.es/

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)