< volver

Verano ecológico: 8 gestos alimentarios hacia un mundo más sostenible

Por Equipo de nutrición de Alimerka, 7 de agosto de 2019

Alimerka

 

El verano es momento de disfrutar y dejar a un lado las rutinas que nos encorsetan. Puede que la idea de sentirnos más libres, haga que esta sea una buena época para cambiar hábitos que, además de sentarnos bien a nosotros, también sientan bien a nuestro planeta.

1. Consume frutas y verduras de temporada, y ecológicas. Son la mejor opción para consumir nutrientes esenciales y minimizan el impacto que su producción tiene sobre el Medio Ambiente. Si todavía no las has descubierto, te animamos a darte una vuelta por nuestra sección de frutas y verduras y echar un vistazo. Dales una oportunidad, estarás cuidando el planeta al incluirlas en tu cesta.

2. Opta por un mayor consumo de alimentos de origen vegetal. Legumbres, frutos secos, semillas o cereales integrales son alimentos más sostenibles. Al aumentar su consumo, se reduce el consumo de alimentos de origen animal y por tanto, el impacto que estos tienen en el Medio Ambiente. Busca el equilibrio entre ambos orígenes.

3. Consume carne ecológica. Una de nuestras mejores carnes, la carne de Ternera Asturiana también se cría bajo estándares ecológicos. Este tipo de producción, reduce el uso de insumos químicos y la contaminación del suelo, además de promover el bienestar animal.

4. Ahorra agua. Lavar frutas y verduras en un cuenco con agua, emplear el que nos sobra después de comer para regar nuestras plantas, cerrar el grifo cada vez que nos enjabonamos… Algunos gestos que tienen que ver con nuestra alimentación, pueden mejorarse y hacernos más sostenibles.

5. Lleva tus bolsas y compra a granel. Reducir es casi tan importante, -o más-, que reciclar. Reutilizar nuestras bolsas ayuda a consumir menos plástico, lo mismo sucede cuando compras a granel: evitas gran cantidad de embalaje y reduces al mínimo los desechos.

7. Evita el desperdicio alimentario. Comprar solo lo que vayas a consumir es la mejor opción para no tirar comida, y es que el desperdicio alimentario genera un alto impacto ambiental.

8. Recoge lo que otros tiran. Cuando vayas de excursión a la montaña o a la playa con tus hijos, podéis ir recogiendo los residuos que vayáis encontrando. Es una buena forma de concienciar a los más pequeños sobre la importancia de cuidar el Medio Ambiente y reducir nuestro impacto sobre él. Esto es algo que ya hacen desde muchas organizaciones para concienciar a grandes y pequeños. 

No lo dudes, ¡practica el verano ecológico! Y si ya lo haces, déjanos un comentario contándonos las medidas que llevas a cabo para cuidar del entorno.

Comentarios (0)

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)