< volver

Brownie de chocolate y frambuesa, ideal para San Valentín

Por Reyes, 4 de febrero de 2015

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Brownie de chocolate y frambuesa

En el día más romántico del año, nada como sorprender a nuestra pareja con un dulce chocolateado increíblemente bueno, que además es sencillísimo y rápido de preparar, y pondrá sin duda el broche final perfecto la comida o cena del día de los enamorados. Aunque también podemos sorprender con él en el desayuno o la merienda, para un plan romántico diferente y delicioso. Es sin duda una de mis recetas estrella, todo el que lo prueba cae rendido ante la jugosidad chocolateada de este riquísimo brownie, y toda esa dulzura se rompe por momentos con la maravillosa acidez de las frambuesas. Cada bocado es simplemente perfecto.

DIFICULTAD: muy fácil

TIEMPO: 10 minutos + horneado

INGREDIENTES:

  • 100 g de chocolate negro mínimo 70% cacao
  • 50 g de chocolate con leche
  • 125 g de mantequilla
  • 2 buenas pizcas de sal
  • 200 g de azúcar moreno
  • 2 huevos L
  • 70 g de harina
  • 25 g de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 tarrina de frambuesas (unos 125 g aprox.)
  • azúcar glas para decorar
     

ELABORACIÓN:

Colocamos el chocolate negro, el chocolate con leche, la mantequilla, la sal y el azúcar en un cazo y lo derretimos todo a fuego lento removiendo de vez en cuando. Retiramos del fuego.

Añadimos los huevos, uno a uno y batiendo con un tenedor o varillas manuales cada vez, para que se incorporen muy bien. Tamizamos encima la harina y el cacao en polvo y lo incorporamos con la ayuda de una cuchara de madera, no hace falta batir, sólo tenemos que remover para que se integre.

Añadimos más o menos la mitad de las frambuesas y removemos con cuidado. Vertemos la masa en el molde, forrado con papel vegetal y colocamos por encima el resto de frambuesas, dándole forma de corazón.

Horneamos durante 25 minutos en el horno precalentado a 180ºC, hasta que veamos que se forma una costra agrietada en la superficie, pero el brownie sigue aún algo blando. Dejamos enfriar en el molde antes de cortarlo en cuadraditos.

Una vez frío, podemos decorar el corazón con azúcar glas, para ello ayúdate de un folio en el que recortes la silueta del corazón, y tamiza él azúcar glas con un colador sobre el folio para conseguir el efecto nevado.

Para cortarlo, lo mejor es que el brownie esté completamente frío, para que así no se nos rompa. Aunque está más rico un poco templado, así que os recomiendo que le deis un golpe rápido de micro justo antes de servirlo, cuando ya lo tengas cortado y presentado en el plato.

Como todos los postres que se sirven templados o calientes, va estupendamente con una bola de helado o sorbete, para que contrasten bien las temperaturas, pero este brownie es tan jugoso y lleno de matices que está perfecto sólo. Espero que os haya encantado :)

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)