< volver

Carrilleras de ternera al vino tinto

Por Cefe, 10 de abril de 2021

Añade esta receta a tu lista de favoritos

 

Las carrilleras son una de las partes más jugosas de la ternera. Situada en la mandíbula (lo que nosotros conocemos por mejillas), debe guisarse, ya que necesita un gran tiempo de cocinado para que nos quede tierna.
Tanto de ternera como de cerdo, ambas se pueden cocinar de la misma manera, siendo lo más normal elaborarla cómo os indico a continuación. Hoy os enseñamos a como cocinarla al vino tinto: una receta fácil y sencilla, al alcance de todos.

Dificultad: fácil

Tiempo: 2 horas

Ingredientes: para 2-3 personas

  • 1 kg de carrillera de ternera
  • 1 cebolla
  • 100 g de pimiento rojo
  • 100 g de pimiento verde
  • 2 zanahorias
  • 1 cm. de jengibre
  • 2 vasos grandes de vino tinto
  • aceite de oliva
  • sal al gusto + pimienta negra

 

Elaboración:

  • En primer lugar, es muy importante limpiar bien las carrilleras. Toda esa grasa blanca que encontraremos es importante quitarla.
  • A continuación, en la olla donde vamos a guisarlas, añadimos un buen chorrito de aceite de oliva y las sellamos por ambos lados dorándolas bien y añadiéndole sal y pimienta al gusto.
  • En esa misma olla, ponemos todas las verduras cortadas en trozos no muy grandes y dejamos que se pochen.

Una buena idea es…

  • Añadir un trocito de jengibre y especias como tomillo y romero para potenciar la futura salsa de las carrilleras.

Seguimos:

  • Ponemos los 2 vasos de vino tinto y dejamos cocer durante 3-4 minutos a fuego fuerte para que se evapore el alcohol.
  • Colocamos las carrilleras en su interior y cubrimos con agua. Dejamos que se cocine a fuego medio-suave hasta conseguir que la carne esté bien tierna.


Sugerencias de la Cocina de Alimerka:

Ahora yo haría lo siguiente:

Con la carne cocinada, la separaría de las verduras. Éstas, junto con el caldo, las trituramos para conseguir una salsa muy cremosa. Importante rectificar de sal y acidez ya que el vino nos puede dar una salsa muy amarga por lo que ahí, tómate tu tiempo para dejarla en su punto perfecto. El azúcar nos ayudará a dejarla bien por culpa del acidez del vino.

Deshacemos la carne con las manos y la metemos en un recipiente que en que podamos hacer presión. Es decir, en un tupper ponemos la carne y hacemos presión con otro para así conseguir que se apelmace y se solidifique. Dejamos enfriar y desmoldamos.

Cortamos en raciones al gusto y calentamos al horno o al microondas con un poco de salsa por encima para que no se nos seque.

Con la salsa:

La ponemos nuevamente a cocer hasta conseguir una textura un poco densa y espesa.

Puedes acompañar el plato con unas cebollitas confitadas en la salsa. Simplemente las cocemos en agua, las pelamos y dejamos que se terminen de cocinar en la salsa.

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)