< volver

Crumble de cereza y albahaca

Por Reyes, 19 de mayo de 2017

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Crumble de cereza y albahaca

 

Los crumbles, en todas sus versiones, son sin duda uno de mis postres favoritos. Este clásico de la repostería británica combina a la perfección sabores y texturas, ya que juega con el ácido de la fruta frente a la dulzura de la cubierta de galleta crujiente. En eso consiste básicamente un crumble, en una especie de migas de galleta crujientes que suelen cubrir una base de frutas horneadas, aunque también tartas y tartaletas. Ahora que comenzamos temporada de cerezas, no se me ocurre mejor fruta para que sea la protagonista de esta deliciosa y crujiente tentación.

 

Dificultad: muy fácil
Tiempo: 15 minutos
Ingredientes (para 4 personas):

Para el crumble:

  • 85 g de harina
  • 85 g de mantequilla fría cortada en cubitos
  • 1 pizca de sal
  • 4 cucharadas soperas de panela

Para el relleno:

  • 500 g de cerezas sin hueso
  • 1 cucharada sopera de vinagre balsámico
  • 4 cucharadas de panela
  • 1 vaina de vainilla
  • 20 g de mantequilla cortada en trocitos
  • 4 hojas de albahaca fresca 

 

Elaboración:

1. Para hacer el crumble, disponemos en un bol la harina junto con la mantequilla y comenzamos a trabajar la mezcla con las manos haciendo moviemientos como si estuviesemos espolvoreando algo, com si quisiésemos deshacer la mantequilla para que forme migas con la harina, sin trabajar en exceso para que no se nos forme una masa única. Cuando lo tengamos en forma de migas chiquititas, como si fuese pan rallado grueso, añadimos la sal y la panela y removemos todo bien con una cuchara.

2. Precalentamos el horno a 180ºC.

3. En un bol colocamos las cerezas y les añadimos el vinagre, la panela y las semillas de la vaina de vainilla y lo mezclamos bien. Disponemos la mezcla en una fuente apta para horno y le colocamos encima los trocitos de mantequilla.

4. Extendemos el crumble en la bandeja del horno forrada con papel vegetal y lo horneamos durante unos 5 minutos, hasta que lo veamos dorado. Reservamos.

5. A la vez, horneamos las cerezas unos 25 minutos, hasta que estén bien tiernas y hayan soltado sus jugos. Cuando falten unos tres minutos para el final del horneado, añádeles el crumble por encima.

6. Servimos con las hojas de albaca picadas por encima. Lo mejor es partirlas con los dedos para que no se oxiden y se pongan feas.

 

Sugerencia de la Cocina de Alimerka:

Este crumble está delicioso tanto frío como templado, aunque si te decides por servirlo de esta última manera, te recomiendo que lo acompañes con un poco de helado de vainilla para darle el toque final de contraste delicioso. Muchas recetas de crumble hornean el crumble directamente encima de la fruta durante todo el tiempo, pero con este truquito de hacerlo por separado, el resultado es mucho más crujiente.

Espero que os animéis a probar esta receta tan deliciosa, ¡os va a encantar!