< volver

Genovesa, Carbonara y Arrabiatta. Mis 3 salsas para pasta preferidas

Por Cefe, 4 de abril de 2014

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Salsas pasta

Para los amantes de la cocina italiana, hay 3 salsas para pasta imprescindibles que debéis dominar: la genovesa, la carbonara y la arrabiatta. Para que podáis disfrutar de su exquisito sabor siempre que queráis, he traído a La Cocina de Alimerka el paso a paso para elaborarlas. 

Salsa carbonara

  • Aceite
  • 100 grs de bacon
  • 4 yemas de huevo
  • 2 cucharadas de parmesano
  • Aceite
  • Sal

- Comenzamos separando las yemas de las claras. En este caso queremos sólo las yemas.
- A continuación, las batimos enérgicamente hasta conseguir una crema (como si fuera una nata semi montada) y añadimos las 2 cucharadas de parmesano.
- Ahora, tenemos que saltear un poco el bacon cortado en tacos pequeños, añadir la pasta cocida encima y, por último, la salsa.
- Dejar cocinar unos minutos todo junto y listo.


Salsa Genovesa

  • Albahaca
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • 2 cucharadas de queso parmesano
  • Sal
  • Pimienta negra molida

- En un bol, añadimos un buen puñado de albahaca con el diente de ajo, un buen chorro de aceite, sal y una pizca de pimienta negra.
- Trituramos bien y ya tendremos nuestra salsa genovesa.

Si no tenemos albahaca fresca (a mí me gusta siempre tener una planta en casa), la sustituimos por albahaca seca y unas hojas de lechuga que le darán ese aspecto final similar al que utilicemos con la fresca.

Si queréis, podéis añadir el queso rallado a la salsa o, bien, añadirlo por encima de la pasta a vuestro gusto.

Salsa Arrabbiata

  • 2 dientes de ajo
  • 4 guindillas
  • 1 buen chorro de aceite de oliva
  • 1 lata de tomate triturado
  • 3 cucharadas grandes de queso parmesano
  • Sal
  • Pimentón picante
  • 1 cucharada de especias secas como tomillo o romero

Es muy similar a la salsa genovesa. En un bol añadimos los dientes de ajo, junto con las guindillas, el tomate triturado, una pizca de sal y lo trituramos todo hasta conseguir una crema donde no encontraremos ninguna sorpresa. Si, por el contrario, queréis tener sorpresas dentro de la pasta, os recomiendo triturar todo a excepción de las guindillas cortándolas únicamente por la mitad y añadiendo después a la salsa.

Consejo: es conveniente cocinar un poco las salsas mezcladas con la pasta para que ésta absorba todo el sabor.
 

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)