< volver

Pitu de caleya relleno de manzanas y puré de patata

Por Cefe, 15 de noviembre de 2013

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Pitu de caleya relleno

Aunque el pitu de caleya solemos comerlo guisado y con arroz, este ingrediente tan asturiano, nos ofrece muchas otras posibilidades. La receta que os traigo a La Cocina de Alimerka os permitirá disfrutar del mejor pitu de caleya de una forma diferente. Además, os recomiendo totalmente este producto de venta exclusiva en Alimerka. Estos pitos se crían en Los Oscos de la manera tradicional. Y, eso, es algo que se nota mucho en el sabor. 

CALORÍAS POR RACIÓN: 552 calorías.

TIEMPO DE ELABORACIÓN:
2 horas.

INGREDIENTES para 4/6 personas.

  • 1 pitu de caleya
  • 4 manzanas
  • Aceite
  • Sal
  • 1 botella de sidra o vino blanco
  • 2 naranjas
  • 2 limones

Para el puré de patata.

  • 6 patatas
  • 1 chorro de leche
  • Pimienta negra

ELABORACIÓN:
Comenzamos cortando las manzanas en trocitos pequeños con las que vamos a rellenar nuestro pitu. Las manzanas, al tener un alto contenido en azúcar, harán que se caramelice el interior y adquiera un sabor realmente especial.

Rellenamos el pitu, salamos un poco y lo colocamos sobre una bandeja con un poco de agua en la base. A continuación, lo emborrachamos con la sidra. Dejaremos reservada una poca para ir hidratando durante la cocción. Introducimos al horno precalentado a 170 grados y lo dejamos más o menos 2 horas.

A media cocción, añadimos el zumo de las 2 naranjas y los 2 limones. Y, si es necesario, bañamos con la sidra que habíamos reservado.

Por otro lado, mientras se hace el pitu al horno, preparamos el puré de patata casero. También podéis elegir los preparados que se venden y están ricos, pero mucho mejor si os animáis con el tradicional. Ponemos a cocer las patatas en agua. Cuando estén bien cocidas, las sacamos y trituramos junto con un chorro de aceite, sal y una pizca de pimiento negra.

Volvemos al horno pasadas esas dos horas, vemos si nuestro pitu de caleya está bien doradito y sacamos. A trinchar, a comer y a disfrutar. ¡Ya me contaréis qué tal os sale!