< volver

Pollo a la plancha con su compota de manzana y puré de patata

Por Cefe, 17 de mayo de 2016

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Pollo a la plancha con su compota de manzana y puré de patata


A continuación, os presento una receta muy sabrosa con una guarnición poco frecuente para este plato.

La compota de manzana va ligada con las carnes de cerdo, mientras que el puré de patata se caracteriza por acompañar los platos de ternera. ¿Y para el pollo? Generalmente se combina con con ensalada, patatas fritas o cocidas o arroz. Pero quizás va siendo hora de cambiar las costumbres y hacer de este plato un habitual de tu alimentación. 

Mezclar sabores como la patata cocida y la compota de manzana nos ayudará a cuidarnos y a disfrutar de la comida con platos con tan poca grasa.

DIFICULTAD: Difícil

TIEMPO: Una hora

INGREDIENTES para cuatro personas: 

  • 1 pechuga de pollo 
  • 4 manzanas
  • 2 limones
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra 
  • 4 patatas grandes
  • 5 cucharadas pequeñas de sal 
  • 1 cucharada de pimienta negra 
  • 1 palito de canela 
  • 3 zanahorias

ELABORACIÓN:

Comenzamos con la compota de manzana:

1. Cortamos las manzanas en cuatro trozos y las añadimos a una olla junto con el palito de canela y un vaso de agua. Ponemos a cocer hasta que veamos que la manzana está desecha. Tened cuidado, la manzana se puede quedar sin agua rápidamente y eso puede provocar que se queme. Por eso, cocínala a fuego suave.

¿Qué hago cuando tenga las manzanas cocidas?

Tienes dos opciones:

Triturarlo todo, quitándole la canela, dejando una crema fina como ves en la foto.

Dejarla con esa textura clásica de la compota, es decir, la manzana desecha.

Vamos con el puré de patata.

1. Pelamos las patatas y las ponemos a cocer en una olla con abundante agua. Recuerda añadir una pizca de sal y, si lo deseas, un chorrito de aceite. Lo dejamos cocer sobre 25 minutos hasta que la patata esté bien cocinada.

2. A media cocción y para darle un toque de color, podemos añadir un par de zanahorias. Las pelamos y las añadimos. Dejamos cocer todo bien.

3. Trituramos las patatas con parte del caldo de cocerlas y añadimos sal si fuera necesario y pimienta negra molida a vuestro gusto.

Turno de las pechugas de pollo.

1. Con más de medio plato listo, solo nos falta cocinar las pechugas de pollo que ya tendremos fileteadas. En una sartén añadimos aceite. Con cuatro cucharadas será más que suficiente. Cuando esté bien caliente, añadimos las pechugas y dejamos que se doren por ambos lados.

2. Justo antes de sacarlas, las rociamos con el zumo de los limones, así conseguiremos que el pollo absorba todos sus jugos, nos quede más jugoso y no se nos seque.

Ahora solo tienes que emplatarlo a tu gusto.

Sugerencias de la Cocina de Alimerka:

¿Cómo prevenir la “costra” de patata al puré que nos sobra? Guárdalo en un tupper, tapado con film, pero pegando este al puré.  De esta manera no creará una costra con mal aspecto.

¿Puedo congelar lo que me sobra?

La compota sin problema. Además, podrás disfrutarla tanto fría como caliente

El puré de patata mejor aprovéchalo y no lo congeles ya que se estropea rápidamente.

Por cierto; te aconsejo que a la hora de disfrutar de este plato, disfrutes del puré de patata muy caliente y de la manzana a temperatura ambiente. 

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)