< volver

Sopa de tortillas de maíz con langostinos y setas

Por Cefe, 3 de diciembre de 2015

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Sopa de tortillas de maíz con langostinos y setas


Con la llegada del frío, vuelven las ganas de disfrutar de recetas y platos de cuchara. Para hoy os presento una sopa de tortillas de maíz con langostinos y setas ideal para calentar el estómago y sobre todo…

¡Rica, divertida y con mucho sabor! 

DIFICULTAD: Fácil

TIEMPO: 1 hora

INGREDIENTES para cuatro personas: 

  • Un litro de caldo de pescado
  • 60 g de espárragos trigueros
  • 70 g de cebolla blanca cortada en tiras
  • 120 g de setas
  • 100 g de gulas
  • 8 langostinos
  • 3 tortillas de maiz
  • 80 g de calabacín
  • Sal

Para las tortillas de maíz:

  • 200 g de harina de maíz
  • 240 g de agua templada
  • 1/4 cucharada de sal


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos cortando las verduras. El calabacín en tiras, la cebolla también en tiras algo más finas que las de calabacín, los espárragos trigueros en rodajas y las setas en trozos no muy grandes. También pelamos los langostinos y los reservamos.

2. A continuación, añadimos las verduras a una olla y las cubrimos con el caldo de pescado. El caldo lo podéis comprar o cocinar vosotros. Lo ponemos a cocer durante media hora a fuego suave; que se vaya cocinando lentamente.

3. Cuando veamos que tenemos las verduras y el caldo bien cocidos, añadimos los langostinos (enteros, porque se verá con mejor aspecto) y también las gulas. Dejamos cocer durante 5 minutos más para que se cocine ya todo junto.

4. Para hacer las tortilas de maíz: En un bol añadimos la harina con la sal y vamos incorporando lentamente la masa y amasando hasta conseguir una textura homogénea, suave y que no se nos pegue en las manos. Si tenemos ese problema, añadimos algo más de harina para evitar ese problema.

Por último lo estiramos con un rodillo, cortamos y freímos.

5. Ahora nos surge una duda, que preferís: ¿Añadir las tortillas directamente al caldo o cortarlas, freírlas y después añadirlas? Yo os aconsejo la segunda opción; es decir, cortarlas, freírlas y después añadirlas justo antes de emplatar la sopa para que nos queden más duras y crujientes por más tiempo, pero antes vamos con la masa:

6. Para concluir, probamos de sal y si veis que le falta un poco de fuerza, podéis añadir un poco de pimentón para darle más potencia.

¡A disfrutar!

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)