< volver

Tarta Larpeira

Por Reyes, 1 de marzo de 2019

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Alimerka

 

¡Hola amigos! La receta que hoy os traigo os va a hacer disfrutar por partida doble: cuando la estéis elaborando y, sobre todo, cuando la compartáis con vuestros seres queridos. Os hablo de un delicioso dulce, la tarta larpeira, un bollo típico de Galicia que nuestros vecinos suelen preparar en tiempo de festividades como el Entroido, el tradicional carnaval gallego, ¡que ya está a la vuelta de la esquina! Este postre es una masa fermentada que requiere un tiempo de amasado de unos 15 o 20 minutos, aunque seguro que lo disfrutas a tope si eres una persona apasionada de la repostería. Puede que te recuerde a un roscón de reyes, pero su aroma a anís en vez de a agua de azahar, y su decoración con crema pastelera marcan la diferencia de este postre gallego. El resultado merece la pena con creces.

Dificultad: media

Tiempo: 45 minutos + reposo + horneado

Ingredientes:

  • 500 g de harina de fuerza
  • 2 sobres de levadura seca de panadería
  • 65 g de azúcar
  • 75 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 125 ml de leche entera
  • Tres cucharadas soperas de anís
  • 2 huevos
  • La ralladura de un limón ecológico grande
  • 1 cucharadita de sal
  • Un huevo extra para pintar la masa
  • Para la crema pastelera:
  • 250 ml de leche entera
  • 1 cucharada sopera de maicena
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 palo de canela
  • La corteza de un limón

Para la decoración final:

  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • Unas gotas de anís

 

Elaboración:

  • Comenzamos entibiando la leche y reservándola. En un bol amplio colocamos la harina tamizada y la mezclamos muy bien con la levadura. Hacemos un volcán en el medio de la masa y añadimos la leche tibia, el azúcar, los huevos, la mantequilla, el anís, la ralladura de limón y la sal. Lo vamos mezclando poco a poco con las manos. Cuando esté todo bien integrado lo volcamos a una superficie ligeramente enharinada y lo amasamos durante 15-20 minutos hasta que tengamos una masa muy elástica y suave. 
  • (Este punto lo podemos hacer con un robot provisto de gancho amasador si disponemos de él).
  • Cuando tengamos la masa lista, formamos una bola y la colocamos en la bandeja del horno, -forrada con papel vegetal-, y la dejamos reposar dentro del horno hasta que doble su tamaño (aproximadamente durante dos horas). 
  • Mientras la masa crece, aprovechamos para preparar la crema pastelera. Por un lado, cogemos 50 ml de la leche y la mezclamos con la cucharada sopera de maicena hasta que esté bien disuelta. Por otro, batimos muy bien el huevo junto al azúcar hasta que esté bien espumoso y reservamos.
  • Ponemos la leche en un cazo junto a la piel del limón y la canela y la llevamos a ebullición. Una vez en este punto, retiramos del fuego, quitamos la canela y el limón, y entonces le añadimos la mezcla de huevo y azúcar sin dejar de batir para que el huevo no cuaje. Cuando esté bien mezclado volvemos a poner el cazo en el fuego y añadimos la mezcla de maicena y lo llevamos de nuevo a ebullición sin dejar de remover. Cuando llegue a ebullición retiramos del fuego y batimos enérgicamente unos minutos para que espese y se forme una crema lisa y sin grumos. Dejamos enfriar.
  • Cuando la masa haya reposado y doblado su volumen, precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo y sin ventilador (si vas a usar ventilador pon el horno a 160ºC). Con un cuchillo afilado le hacemos unos surcos a la masa haciendo un motivo enrejado y la pintamos bien con huevo batido. Colocamos nuestra crema pastelera en una manga y vamos rellenando todos los surcos que hemos hecho con el cuchillo. Para terminar, mezclamos azúcar con unas gotas de anís para conseguir un azúcar cristalizado (si nos pasamos con el anís siempre podemos añadir más azúcar). Decoramos con este azúcar los huecos entre los surcos de crema pastelera.
  • Horneamos en el medio del horno durante 20 minutos hasta que esté doradita.

 

Sugerencia de la Cocina de Alimerka

Si tienes dudas a la hora de escoger la harina puedes fijarte en la etiqueta nutricional, concretamente en el valor de la proteína que tiene que ser en torno a 11-12 g para que sea una buena harina de fuerza. Esta fuerza indica precisamente la cantidad de proteína, -en este caso gluten-, y de ello dependerá que la masa nos quede bien elástica y con buena textura tras el amasado y el horneado.

Comentarios (0)

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados (*)