< volver

Tarta Sacher sin Huevo

Por Reyes, 27 de marzo de 2017

Añade esta receta a tu lista de favoritos
Tarta Sacher sin Huevo

 

¡Qué tal amigos! Hoy vengo con un clásico de la gastronomía autriaca, la deliciosa tarta Sacher, compuesta por densas capas de bizcocho chocolateado, rellenas de mermelada de albaricoque y con una cobertura también de chocolate, lo que la hacen la delicia de los más golosos. Tenía muchas ganas de elaborar esta receta porque pese a haberla comido en numerosas ocasiones fuera de casa, nunca la había preparado yo misma, y he de deciros que estoy encantada con el resultado. En esta ocasión he decido hacer una versión sin huevo, por lo que es algo más ligera que la original.

Dificultad: fácil
Tiempo: 20 minutos + horneado + reposo y decoración
Ingredientes:

  • 150 g de chocolate puro
  • 150 g de mantequilla
  • 450 g de compota de manzana sin azúcar
  • 160 g de azúcar
  • 150 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 buena pizca de sal
  • 50 g de almendra molida
  • 200 g de mermelada de albaricoque

Para la cobertura:

  • 200 g de chocolate puro
  • 200 g de nata para montar
  • 55 g de mantequilla 

 

Elaboración:

1. Vamos a comenzar derritiendo en un cazo a fuego lento la mantequilla junto el chocolate y el azúcar, hasta que esté todo bien cremoso.

2. Dejamos enfriar un par de minutos y le añadimos la compota de manzana y mezclamos muy bien. Ahora tamizamos encima la harina y la levadura y le añadimos la pizca de sal y la almendra molida y removemos con suavidad para que todo se integre.

3. Repartimos la mezcla en dos moldes pequeños (18-20 cm) forrados con papel vegetal y horneamos a 180ºC durante unos 20 minutos.

4. Dejamos enfriar unos minutos en el molde y luego pasamos a una rejilla para que se enfríen por completo. En este momento podremos rellenar los bizcochos con la mermelada y decorarlos con la cobertura. Para ello, ponemos la nata en un cazo y la llevamos al punto de ebullición. En ese momento la vertimos sobre el chocolate, que tendremos partido en trocitos en un bol y lo dejamos reposar un par de minutos sin tocarlo. Ahora removemos muy bien para que se derrita por completo el chocolate y añadimos la mantequilla partida en trocitos y seguimos removiendo hasta que todo esté bien derretido.

5. Colocamos la tarta sobre una rejilla y debajo papel vegetal sobre una bandeja y vertemos la cobertura en el centro del pastel, dejando que ella sola vaya cubriéndolo por todas partes. Conservamos en la nevera hasta el momento de servir. 

 

Sugerencia de la Cocina de Alimerka:

Puedes probar a rellenar la tarta con otra mermelada que te guste, como de fresa o naranja amarga, quedará estupenda también. No olvides conservarla en la nevera, al llevar nata en la cobertura es siempre la opción más segura.

¡Espero que os animéis a prepararla muy pronto, es deliciosa!