< volver

Tartar de sardinillas y aguacate con yema curada en soja

Por Reyes, 27 de noviembre de 2020

Añade esta receta a tu lista de favoritos


Este delicioso tartar tan sencillo de preparar es una idea perfecta para servir como entrante y disfrutar de un primer plato ligero y nutritivo, y con un sabor espectacular que se consigue utilizando unos pocos ingredientes. El tartar se prepara en un momento y podemos dejarlo elaborado con antelación para disfrutar de la mesa y la buena compañía sin complicaciones. Lo único que tendremos que tener en cuenta es que la yema curada en soja necesita unas 24 horas de frío en la nevera para estar perfecta.

Dificultad: muy fácil

Tiempo: 10 minutos + reposo

Ingredientes: para 1 persona

  • 1 yema de huevo campero o ecológico
  • Salsa de soja para cubrir la yema
  • 1 lata de sardinillas
  • 1/2 aguacate grande o uno pequeño
  • 1/4 de cebolleta picada fina
  • El zumo de una lima
  • Unas hojas de cilantro picado
  • Sal y pimienta al gusto
  • Chorrito de aceite de oliva virgen extra


Elaboración:

  • El día antes, colocaremos la yema con cuidado en un vaso o bol chiquitito y añadiremos una cantidad abundante de salsa de soja. La yema tenderá a flotar, por lo que añadiremos suficiente soja para que al menear el recipiente se pueda ir cubriendo bien con la salsa.
  • Tapamos con papel film y llevamos a la nevera unas 24 h mínimo y hasta un máximo de 48 h. Siempre que nos acordemos, al abrir la nevera podemos menear un poco el recipiente para que la soja bañe bien la yema por todas partes.
  • Para el tartar, picamos las sardinillas, el aguacate y la cebolleta y lo ponemos todo junto en un bol. Añadimos el zumo de lima, el cilantro picado, un poco de sal y pimienta al gusto y un chorrito de aceite de oliva. Mezclamos todo bien y servimos en un plato con la ayuda de un aro de emplatar.
  • Colocamos la yema curada encima con cuidado, desechamos la salsa de soja y servimos.


Sugerencia de La Cocina de Alimerka:

Podemos tener todo preparado por separado con antelación en la nevera, lo último que haremos será montar el tartar y colocarle la yema curada encima.