< volver

Tortilla de pueblo con chorizo y pimiento verde

Por Alimerka, 5 de julio de 2013

Añade esta receta a tu lista de favoritos

Hay recetas que huelen y saben a pueblo. Porque son tradicionales, porque son contundentes, porque son perfectas para compartir en familia. Desde Alimerka os recomendamos esta tortilla de pueblo con chorizo y pimiento verde. Una receta muy económica que sabe y sienta mejor. ¿La acompañamos con una botella de sidra?

INGREDIENTES:

  • 5 patatas grandes
  • 5 huevos
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de chorizo curado picante
  • Pimienta
  • Sal
  • Romero
  • Aceite de oliva

ELABORACIÓN:

En primer lugar, vamos a preparar todos los ingredientes. Pelamos y picamos las patatas, el pimiento verde y la cebolla.

Ponemos al fuego una sartén grande con aceite de oliva. Cuando esté caliente, añadimos en primer lugar las patatas. Dejamos que se hagan un poco, le damos la vuelta y, a continuación, añadimos la cebolla y el pimiento verde. Seguimos haciendo bien... Cuando veamos que le quedan poco a las patatas para terminar de hacerse y que la cebolla y el pimiento están pasaditos, añadimos los trocitos de chorizo. Dejamos unos minutos más y, con una espumadera, sacamos las patatas. Podemos usar un chino o un colador grande para escurrir bien el exceso de grasa.

Por otro lado, en un bol, habremos batido los 5 huevos y los habremos condimentado con pimienta, sal y un poquito de romero. Es nuestro toque aromático, de campo, auténtico... Al bol con el huevo batido, añadimos la mezcla de las patatas, removemos y bien y ya tendremos listo todo para el vuelta y vuelta de la tortilla.

En la misma sartén, dejamos solo el equivalente a un par de cucharadas de aceite. Añadimos la mezcla. Subimos el fuego al máximo. Vamos cuidando los bordes de nuestra tortilla y comprobando que se va haciendo. Depende de cómo os guste de hecha, podemos bajar el fuego y seguir haciendo un poco más.

Llega el momento de dar la vuelta. Si no tenéis mucha práctica, el mejor consejo es no dudar. Colocamos un plato llano sobre la sartén, a ser posible más grande que la superficie de la misma. Sujetamos con una mano el mango de la sartén y la otra la colocamos encima del plato. Sin dudar, le damos la vuelta. Mucho cuidado si la sartén tiene exceso de aceite. En ese caso, es necesario que al voltearla escurráis lo que sobra para no quemaros.

Una vez dada la vuelta, deslizáis la tortilla nuevamente en la sartén y ya necesitará muy poco para estar hecha.

Os animamos a preparar esta receta de tortilla de pueblo a la que podréis añadir los ingredientes que tengáis por la nevera porque admite prácticamente de todo. Una excelente forma de ahorrar y aprovechar los restos que nos quedan. ¡Buen provecho!